------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

gracias, morfeo, conejo de marzo.



subo al séptimo piso de un hotel monstruo americano japonés.
escaleras mecánicas y cintas deslizantes se entrecruzan a milímetros de distancia.
exposición sobre las penurias del territorio canadiense.
me excuso amablemente.

octavo píso: alicia.
me obligan a sostenerme en un cuadro verde mal atado, me columpio a una alfombra flotante, caigo en una cama de crochet con marionetas que hablan.
mi guía personal me señala un espejo.
lo entiendo. me dice que tome carrera. lo abrazo y lo beso sonriendo alegre como una nena, lo felicito y me felicita, pego saltitos y lo rodeo otra vez con los brazos. le revuelvo la cabeza enrulada.
me avisa que son dos cristales.

corro, pero no demasiado rápido, atravieso el primer espejo, recuerdo un sueño anterior.
"media materialidad", me digo a mí misma.
se que voy a perder el avión y que ya perdí a mi equipo, pero mientras avanzo sé que vale la pena.
me muevo lentamente, con esfuerzo, en algo que no es sólido ni líquido, y es apenas respirable.
el poco aire que contiene la mezcla es de una calidad desconocida, fresco y mentolado, vivo, limpio.
es como un gel, pero las cosas en su interior son de madera y de vidrio, y aún asi las atravieso.
concluyo que el truco no está en la densidad de la escena, sino en la mía: el gel respirable soy yo.
caigo suavemente al otro lado, intacta.

el guía me espera al otro lado. abre un libro como una bandeja y me ofrece una pregunta; le digo que no con la cabeza.
abre el libro en otro capítulo: me ofrece otra pregunta, en letras mayúsculas de imprenta, contesto que sí con la cabeza y me despierto.



(una pregunta no la recuerdo, la otra me la reservo)
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

1 comentario:

Diario de lectura inversa dijo...

me matás con tanta
dulzura




e


intensidad





que no puedo negarme







*

ver ordenado por

antes

.

Mi foto
alegría del hogar
tiene un pie en la tierra y un ojo en el cielo y en el medio anda intentando el vuelo
carolina leal 2008